Servicio de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Te esperamos!!!!

Google+ Followers

Seguidores

11 nov. 2014

¿QUÉ ESPERA LA VIDA DE MÍ? - Por Eduardo Juan Salleras


Lo que sobra
¿QUÉ ESPERA LA VIDA DE MÍ?
Por Eduardo Juan Salleras, 9 de noviembre de 2014.-

Se autoriza su publicación solamente en forma completa y nombrando la fuente

- Discúlpeme, UD ¿Qué hace con lo que le sobra?

Fue la pregunta que vino a referencia de una conversación que tuve con alguien hablando sobre lo que debemos dar y no damos, incluso en función laboral.

Y no estoy hablando de renunciar a los tiempos de descanso, de esparcimiento; no estoy hablando de más horas, sino de las mismas; no estoy hablando de esfuerzos desmedidos, de riesgos físicos o mentales sino de más empeño, mejor aptitud y sin ningún peligro.

Si podemos hacer más y mejor, ¿Por qué no lo hacemos?

El tema, aparte de lo laboral, ya que a continuación y hablando con la misma persona me explayé un poco más, haciendo que ésta termine entendiendo mucho menos a lo que me refería, es ¿damos lo que podemos dar?

Si lo llevamos a lo de todos los días, planteándonos nuestra entrega, sobre lo que ofrecemos en función a lo que consideramos merecer, ¿hay algo que nos queda sin ceder?

¿Qué compromiso tenemos con la vida?

Vino a mí cabeza después de esa charla informal sobre lo que debemos dar y sobre lo que nos guardamos.

Me acuerdo de alguien que una vez me dijo: - Fui educado en uno de los mejores colegios y en una excelente universidad. Hice maestrías en lugares importantes… mi compromiso con la sociedad solamente es ser exitoso y pagar mis impuestos…

- ¿Estás seguro que no te sobra nada para entregarle a la vida?

Así fuimos formando una sociedad muy pobre.

La Argentina es un territorio fantástico en el que funciona un país decadente.

Nos hacemos llamar República y no nos importa un bledo si se cumple o no con su funcionamiento, si el poder judicial es independiente o atiende a las prerrogativas del momento, y si los legisladores que deben ser nuestros representantes obedecen al pueblo o al autoritario que los maneja.

Mientras tanto soy un exitoso y pago mis impuestos.

¿Cuál es el compromiso que tenemos con la vida republicana Argentina?

No estoy hablando de grandes esfuerzos ni de incómodos renunciamientos pero, si voy por la calle caminando y se me ocurre comer un alfajor, teniendo en cada esquina un basurero, ¿por qué tengo que tirar el papel en la vereda? Y si me subo a un colectivo, o peor aún, voy a misa, estoy cómodamente sentado y entra una señora, mayor o no, ¿por qué me pongo a mirar por la ventanilla o bajo la cabeza en una exagerada genuflexión para hacerme el gil y que la señora pase de largo?

Tan sencillo como eso.

Al final del día, ¿Cuánto más pudimos dar y no dimos?

¿Qué hacemos con lo que nos sobró?

Tal vez de eso trate el juicio final, no sobre lo que dimos sino sobre lo que nos guardamos.

En esta retrospección, como muchas veces, me planteé si yo debo ser el que soy u otra cosa. Si me corresponde ser un trabajador rural o un escritor, y como en algún momento estuve en política – Dios aparta de mí ese cáliz – ser un político.

Tan solo sé que sobrar me sobra y algo más tengo para dar.

En estas columnas creo hacerlo.

Fui, en un tiempo, una persona mucho más social, participaba de cuanta institución me invitaba – siempre al tiempo se arrepentían de ello – y de a poco hizo de mi un hombre político.

Innecesariamente llegué a serlo. Y lo digo así porque no es fundamental entrar en ese ambiente para resolver los problemas del país.

Alcanza con que demos eso que nos sobra cada día, sin dejar que se pierda, que se esfume, que nos aplaste al final de tanto acumular, de tanto no comer ni dejar comer.

Démosle eso que nos sobra a la sociedad, al que lo necesita, al pueblo, al país. Más si eres un empresario exitoso porque no son muchos los que conocen de éxito, más si tuviste la dicha de haber sido educado en los mejores colegios y asistir a la universidad, porque hoy, después de una década floreciente para los destinos de la Argentina, las cuestiones básicas que un Estado debe garantizar a sus ciudadanos, especialmente a los que están muy lejos de los privilegios sociales, brillan por su ausencia, y sin embargo crees que con haber cumplido correctamente con tus impuestos, delegando en los burócratas las necesidades mínimas de la comunidad, ya cumpliste con el dar.

¿No tienes más, no te quedan fuerzas ni tiempo para ocuparte que no le roben al pueblo su dignidad, que no le quiten, al menos, la parte que vos honestamente aportaste con el fin que alguien viva mejor y pueda aspirar a ser feliz?

Hay una tendencia generalizada a dar poco.

Desde el más pobre que adopta como válida y honrosa su condición porque ya se acostumbró a vivir con lo poco que le dan a cambio de nada, de ningún esfuerzo, de ningún tiempo… hasta el más rico que adopta como válida y honrosa su condición porque no podría ser el que es sino existiera un Estado corrupto y mágico, transformador de un incapaz en un próspero ciudadano… y pasando por aquel que, exitoso o andador de la vida, que le parece suficiente lo que es y lo que da, es que este país, maravilloso desde su geografía y su clima, sea decadente en sus instituciones y en su sociedad. La que se queja de la inseguridad y acepta mansa la reforma penal y el “garantismo”. Sabe de la corrupción y la mira como si no tuviera que ver con él, con el país que habita, dejando pasar por alto la reforma al código civil. Se ha muerto de frio en invierno, de calor y de sed en el verano, en un país que tenía autoabastecimiento de petróleo y energía, y se muestra desinteresada con la ley de hidrocarburos.

Y así, tanto más.

Pero me preocupa lo que a mí me sobra y no doy, si tengo que ser el que soy, o estar como estoy, tal vez diferente o quizás así esté bien y es suficiente… porque en un tiempo calculé mal y así me fue.

¿Qué es lo que la vida espera de nosotros?

¿Qué espera de mí?

---
http://elportaldeolgaydaniel.blogspot.com.ar/

Archivo del blog