Servicio de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Te esperamos!!!!

Google+ Followers

Seguidores

12 may. 2016

La Picasa: UNA CUESTIÓN DE ANIMALES - Por Eduardo Juan Salleras


La Picasa
UNA CUESTIÓN DE ANIMALES
Por Eduardo Juan Salleras, 6 de mayo de 2016.-

Se autoriza su publicación solamente en forma completa y nombrando la fuente

Cada vez que salgo por el camino de atrás, hacia Aarón Castellanos, y cruzo el canal que ingresa agua a la zona - ¡ojo! Dije “a la zona” no a la laguna – recuerdo aquel tiempo, hace casi 15 años, cuando se produjo la inundación regional más grande de la historia. Va creciendo como una mancha que se expande día a día, el agua. Y la zona vuelve a ser llamada laguna.

¿Cuánta energía hemos gastado en aquel tiempo en procura de que no se repita? Y se está repitiendo.

Pero, no voy hablar ahora de la inundación en sí porque hoy lo único que queda es taparse la nariz y sumergirse debajo de la ola que viene.

Tomé la ruta nacional Nº7, de Castellanos hacia Diego de Alvear, enseguida se nota la magnitud del desastre. A los 3 o 4 kilómetros veo a mi izquierda una pequeña isla de 50 por 50 metros y unos 10 animales en ella. Todo alrededor, agua.

Las vacas, con algunos terneros, todavía tenían piso seco donde echarse y algo de pasto para mantenerse.

Volví luego a los 5 días, nadie había ido a salvar a las vacas y ya la isla contaba con la mitad de la superficie y diría, sin suelo seco donde dormir.

Fui a la Comuna a avisarles del despropósito, y pedí que alguien se haga cargo de salvar a los animales, aunque carezcan de derecho de propiedad pero, a esa altura de abandono creo que ya no le pertenecen a nadie.

No quiero pasar más por allí porque si vuelvo a verlos, sin que nadie los ayude, la angustia va a ser muy grande.

Y ya sé, estará el que diga: por qué no se preocupa por los seres humanos que están inundados en Entre Ríos y Santa Fe:

Porque desde aquí no alcanzo, desde lo que soy, no puedo.

Porque los seres humanos son ciudadanos y tienen un Estado que les debe dar soluciones.

Porque la mayoría son contribuyentes, e incluso eligen a sus gobiernos para que se hagan cargo de la cosa pública, como evitar las inundaciones, y si se producen, salvar la circunstancia.

Las pobres vacas ya perdieron además a su dueño, nadie parece hacerse cargo de su salvataje. A mí, por distancia, se me hace imposible rescatarlas.

Es tal el desprecio que tenemos los argentinos por todo, que no se puede esperar otra cosa de esas pobres vacas, que terminen flotando en la laguna, o mejor dicho, en la zona inundada.

Porque dejamos pasar más de una década sin que pase algo útil, es que estamos de vuelta en lo mismo. Parece no haber servido todo aquello que se perdió por aquel entonces.

No hemos resuelto nada a pesar que están las mismas caras.

Como no podía pasar de otra manera en la Argentina, buscaron soluciones políticas a un problema técnico.

Hubo propietarios que ya sacaron la hacienda de los campos.

Hay agricultores que ya perdieron sus cosechas y el que mejor está, ha logrado levantar un poco pero, no tendrá caminos por donde hacer efectivo su esfuerzo.

El estado de la red vial secundaria (de tierra) es preocupante, no solamente por los pantanos y agua sobre las calles, sino que en las partes secas cede el terreno con el peso de los camiones que circulan por donde todavía se puede.

Y seguirá viniendo agua, en volúmenes peligrosos como se ve hoy, más allá que en nuestra zona no ha llovido tanto como para ver este desastre. Llega el agua desde lejos con una velocidad inusitada. En cualquier momento pasará un joven haciendo surf por el canal.

Día a día se ve cómo aquella pequeña laguna - menor a 2000 hectáreas - se va transformando en un mar, que tal vez termine con la vida de aquellas vacas y terneros que perplejos ven como el agua se lleva el suelo donde pisan, el campo donde pastaban y sobrevivían, probablemente felices o satisfechos de lo que les tocaba. ¿Qué van a pensar esos pobres animales que los hombres, dotados de inteligencia y sensibilidad, se pasarían casi 15 años intentando resolver lo conocido y al fin no lo hicieron?

Claro, la hacienda no sabe nada de política, ni de la estupidez humana, mucho menos de la mezquindad. Ni decir de técnica, aunque parece ser que en ello se parecen a los hombres.

Sí, estoy hablando otra vez de “La Picasa”, ya no de la laguna sino de la zona inundable del sur de Santa Fe. Una cuenca cerrada que debe hacer desaparecer mágicamente en su cuenco, el agua que no entra en su capacidad, la que llega de todos lados.

Se hace muy difícil entender algunas cosas, muchas son tan obvias que lastiman.

La mayoría son tan evidentes que dan para la sospecha.

Mientras otra vez las familias rurales de la zona, ven como se ahogan nuevamente sus cosas, entre tantas un puñado de vacas a la deriva, a la vista de todos a un costado de la ruta, pasaron un montón de años secos en los que juguetearon a la política sin analizar profundamente lo técnico y lo sensato, y otra vez, como si fuera un castigo a la inoperancia, regresa el agua, vuelve la inundación y la culpa.

Es desgastante predicar en el desierto.

Agota toda las fuerzas de la verdad y del camino de la razón, ante tanta necedad, o tal vez ignorancia, o peor aún, el no querer…

… pido al menos, urgente, salven esos animales.

EJS

Leer más...

30 abr. 2016

De padre e hijos; de viejos y jóvenes - Por Eduardo Juan Salleras



De padre e hijos; de viejos y jóvenes
ES TODA UNA CUESTIÓN
Por Eduardo Juan Salleras, 28 de abril de 2016.-

Se autoriza su publicación solamente en forma completa y nombrando la fuente

Hace un tiempo, un amigo me decía que estaba preocupado por su hijo, que no levantaba vuelo… debo aclarar que el hijo de mi amigo es un tipo adorable, simpático, amable, servicial; con una sonrisa permanente, y además trabaja. Comprendo a mi amigo porque siempre los padres pretendemos lo mejor para nuestros hijos. Además él es alguien que la peleó de abajo y hoy tiene lo que consiguió con esfuerzo y dedicación. Lejos de la riqueza pero, muy por encima tal vez de sus expectativas primarias. Y querrá lo mismo para su descendencia, es lógico…

Hace pocos días me encontré con una amiga que tiene tres hijos intelectualmente brillantes. Le comenté que me gustaría hablar con alguno de ellos. Se sorprendió por mi interés. Le dije que yo me consideraba estar en la media, que era el prototipo del hombre común, ya que estuve siempre alejado de ser un estudiante sobresaliente, entonces, necesitaba dialogar con un joven estudioso, ya que de acuerdo a mis esfuerzos educativos fui un mediocre y tal vez, con un cierto disimulo lo siga siendo, o no, o quizás superé mis propias expectativas.

Pero bueno, apenas llegué a Buenos Aires me entrevisté con su hijo menor. Lo invité a tomar un café y apenas le planteé la situación se mostró genial: - Yo no soy brillante, sí mis hermanos. Enseguida comenzó a comentarme sobre sus limitaciones. Notable.

Me enfoqué con la charla en el tema de mi amigo: ¿Qué debemos ser? ¿Exitosos, brillantes, lo que nos dé el pellejo…? Confundido al principio el joven, se centró en lo que él consideraba un fracaso para sí.

Gracias a Dios nuestra vida no tiene una sola meta. Debemos ser buenos estudiantes, buenos hijos, buenos profesionales, buenos padres, buenos trabajadores, buenos amigos… debemos ser lo mejor posible en todo lo que nos toque en gracia. Así equilibrar la balanza de nuestra vida.

Si nos dejamos atrapar solamente por el fracaso en uno de nuestros propósitos, quedarán huérfanos los otros objetivos.

¡Qué palabra ésta: fracaso! Parece que a todos molesta y sin embargo anda pululando por nuestra vida, metro a metro, minuto a minuto, y algunos para no acomplejarse hablan apenas de frustración.

El fracaso es cada uno de los escalones que nos conducen al éxito, dijo uno por allí, aunque mi hija menor, a la que hice entrar en la discusión en otro tiempo y lugar, ligada profesionalmente al arte, me dijo algo muy categórico: - no siempre el éxito viene atado a lo brillante. Y es cierto.

Mi otra hija, me contó que ella conoció gente verdaderamente deslumbrante y que no podía manejar su genialidad y así vio derrumbarse al sobresaliente, alguno de los cuales no supo salir jamás, tal vez por miedo de enfrentarse a un nuevo naufragio personal.

¿Nuestros hijos deben ser lo que pretendemos nosotros que sean o lo que ellos quieren?

Una cosa no quita la otra, aunque siempre es más importante que los jóvenes de hoy tengan claro cuáles son sus objetivos, o ¿cuáles deben ser ellos?

Desde la experiencia uno puede sugerir, guiar, mostrar las alternativas que tiene la vida para cada cosa y antes de caer en la prueba y error, evitar que ocurran la menor cantidad posible de fracasos, que como dije anteriormente, están ahí esperando para atraparnos, jóvenes o viejos, principiantes o experimentados.

Tal vez alguno diga que mi amigo no es ni brillante ni exitoso. Para mí sí lo es porque superó con holgura la media, excedió probablemente sus propias expectativas. Sin duda, él es un modelo a imitar por sus hijos.

Vamos en la vida por caminos diferentes pero creo que con similares objetivos, eso no nos hace distintos, siempre y cuando, tanto él como yo, logremos llegar a donde queremos.

Igualmente las nuevas generaciones, a las que se nos hace difícil muchas veces explicarles que de nuestros yerros y aciertos se puede aprender, ahorrar tiempo y desgaste. No los hacen desiguales los logros, sino los objetivos que pretenden alcanzar.

Según mi hija mayor, su generación tiene más presiones que la nuestra, aunque aceptó que nunca, ni mi mujer ni yo, la presionamos. Ella quizás sintió el compromiso con sí misma de triunfar, de alcanzar sus metas.

Conozco otro caso. Una joven, hija de otro amigo, excelente alumna en el pueblo. Terminado el secundario eligió una carrera de enorme exigencia, no solamente intelectual, sino de disciplina de estudio, y fracasó. Luego del luto por la frustración inició otro estudio, el que también abandonó. Esto generalmente deja sus secuelas, la que los padres debemos comprender y tolerar, porque es difícil el desengaño en los años novicios, teniendo en cuenta que tanto el enojo, como la presión, aceleran el desmoronamiento, no lo corrigen.

¿Están preparados los jóvenes de hoy para enfrentar forzadas claudicaciones?

¿Cuál es la vara que ellos deben auto imponerse?

¿Es preferible que se tiren a menos que fracasar o es mejor que le den a la frustración el valor que se merece e intentar siempre un poco más?

Los padres muchas veces nos mordemos la lengua para no intervenir, mirando de lejos cómo nuestros hijos cometen los mismos errores que nosotros o diferentes, y si hablamos, porque hablamos; y si callamos, porque callamos.

¿Cuál debe ser entonces nuestra medida?

EJS

Leer más...

11 abr. 2016

Consejos inteligentes para triunfar en la vida


-
1 ª cátedra

Un cuervo está sentado en un árbol el día entero sin hacer nada. Un pequeño conejo ve el cuervo y pregunta:
- ¿Puedo sentarme como tú y no hacer nada todo el día?
El cuervo responde:
- Claro, ¿por qué no?
El conejo se sienta en el suelo debajo del árbol y se relaja. De repente una zorra aparece y se come al conejo.

Conclusión: para estar sentado sin hacer nada, debes estar en la cima.

-
2 ª cátedra

En África todas las mañanas el venado despierta sabiendo que debe llegar a correr más rápido que el león si quiere seguir vivo.
Todas las mañanas el león despierta sabiendo que debe correr más que el venado si no quiere morir de hambre.

Conclusión: no hace diferencia si eres venado o león; cuando el sol salga tienes que empezar a correr para sobrevivir.

-

3 ª cátedra

Dos funcionarios y el gerente de una empresa salen a almorzar y, en la calle, encuentran una antigua lámpara mágica.
Ellos frotan la lámpara y dentro de ella sale un genio.
El genio le dice:
- Yo sólo puedo conceder tres deseos, así que daré uno a cada uno de ustedes..
- ¡Yo primero, yo primero! -, grita uno de los funcionarios. - ¡Yo quiero estar en las Bahamas dirigiendo un barco, sin tener ninguna preocupación en la vida!... 
Puff y se fue...
El otro funcionario se apresura a hacer su solicitud:
- ¡Yo quiero estar en Hawai, con el amor de mi vida y tomar interminables piñas coladas! 
Puff, y se fue...
-Ahora usted - dice el genio al gerente.
- Yo quiero a esos dos tontos de vuelta a la oficina después del almuerzo para una reunión.
Conclusión: Deja siempre que tu jefe hable primero.

-
4 ª cátedra

Un cura va conduciendo por una carretera cuando ve a una monja en pie en la banquina. Él para y ofrece un aventón, que la monja acepta. Ella entra en el coche, cruza las piernas mostrando su belleza... El sacerdote se descontrola y casi choca con el auto. Después de lograr controlar el coche y evitar un accidente, no se resiste y pone la mano en la pierna de la monja.
La monja lo mira y dice: 
- Padre, recuerde el salmo 129..
El Padre, muy apenado, dice:
- Disculpe, hermana, la carne es débil... y saca la mano de la pierna de la monja.
Llegando a su destino la monja agradece y, con una sonrisa enigmática baja del auto y entra en el convento. Así que llega a la iglesia el padre y corre hacia las Escrituras para leer el Salmo 129, que dice: "adelante, persista, más arriba encontrará la gloria del paraíso".

Conclusión: si no estás bien informado sobre tu trabajo, puedes perder excelentes oportunidades.

-
5 ª cátedra
Un granjero resuelve juntar algunas frutas en su propiedad. Toma una cubeta vacía y sigue rumbo a los árboles frutales. En el camino, al pasar por una laguna, escucha voces femeninas y cree que probablemente algunas mujeres invadieron sus tierras. Al acercarse lentamente, encuentra bellas chicas desnudas bañándose en la laguna. Cuando se dan cuenta de su presencia, nadan hasta la parte más profunda de la laguna y gritan:
- ¡Nosotras no vamos a salir de aquí mientras usted no deje de espiarnos y se vaya!.
El granjero responde:
- Yo no vine aquí para espiarlas a ustedes. ¡Yo sólo vine a alimentar a los cocodrilos!

Conclusión: la creatividad es lo que hace la diferencia en la hora de alcanzar nuestros objetivos más rápidamente.

Por lo tanto,

antes de hablar, escucha...
antes de escribir, piensa...
antes de gastar, gana...
antes de juzgar, espera...
antes de renunciar, intenta...

"en el mundo siempre habrá personas que te van a amar por lo que eres, 
y otras, que te van a odiar por la misma razón."

(enviado por George Winch).

--
Leer más...

UN DOMINGO TÍPICO DE OTOÑO - Por Eduardo Juan Salleras


De grises y tristezas
UN DOMINGO TÍPICO DE OTOÑO
Por Eduardo Juan Salleras, 10 de abril de 2016.-

Se autoriza su publicación solamente en forma completa y nombrando la fuente

El otoño arrancó húmedo, muy húmedo.

La estación es así, aunque esta vez parece una exageración, más que humedad es lluvia importante, incesante, alrededor de 200 milímetros en pocos días, y lloviznas frecuentes sin ver el sol.

Los cultivos de verano esperan remojados el tiempo de entregar sus frutos, producto del esfuerzo de todo el estío. De seguir así peligra la calidad del grano y tal vez los rindes.

Hoy es domingo, estoy solo en el campo y, como no podía ser de otra manera, gris y de a ratos garúa.

El silencio es casi absoluto, el canto de algún pájaro que no duerme la siesta rompe con la tarde callada, porque son las 3.

Tengo cosas que hacer pero, siento que algún efecto hizo la mojada de la mañana. Es mejor cuidarse.

No dejo de pensar en cómo arrancó el año, y si digo que ya en enero sentía que algo raro se venía, quizás peque de brujo, adivinador o mal agüero. No me sentía cómodo.

Al golpe climático de febrero, se me sumaron en marzo, la pérdida de dos personas muy queridas. Cuando todo pasa en el momento que no esperamos que pase, es un anuncio de “¡cuidado!”, porque las cosas pasan.

Miro por la ventana de mi escritorio, veo el galpón, el tractor, y una serie de elementos que hacen a la vida cotidiana, a la mía. Quiero salir y no puedo porque, aunque no llegue siquiera a ser lluvia, cae una gota por acá, otra por allá… casi que las puedo contar… me pregunto: ¿salgo o no salgo? La nariz fría, el estado general más o menos, no sé. Hay momentos que deseo tener un día así, que justifique la "fiaca”, el quedarse adentro, el sentarse a escribir o a leer… o tan solo a mirar por la ventana y pensar… también de a ratos recordar.

Es un día triste, propicio para el buen desarrollo de la tristeza.

Veo a través del vidrio como se mueven las pocas hojas de las ramas que quedaron luego del tornado, bailotean suavemente, movidas por el viento que viene del rio, o del Este si se quiere, ese que no nos deja descansar del temporal.

No estoy angustiado pero sí melancólico, es que perdí tanto en tan poco tiempo… y no quiero dejarme caer en el vacío, porque allí afuera, atrás del silencio, que justo en este momento es total, escucho solamente el ruido de las teclas que golpeo en la computadora, tengo una vida que me espera, que solamente un resfrío, o esas gotas aisladas que molestan tanto… que hace frio y calor, el fondo de aire fresco y debajo del abrigo, la transpiración, me alejan de lo debido.

Es un otoño con bombos y platillos. Gris y triste, con cantidad de cosas que producen nostalgias…

… me fui a hacer algo. Le di de comer a los terneros y a juntar un poco de leña. Que pase el tiempo en esta tarde oscura. Sin darme cuenta se hicieron las 6, y el sol, aburrido, comenzó a esconderse, ¡qué sentido tiene seguir despierto si esas nubes no se correrán! Comenzó temprano el crepúsculo.

Unas tostadas, un pedazo de queso y el mate, mientras continúo el escrito… ¿qué otra cosa?

¡Qué silencio en este momento! Sé que el mundo no paró porque las hojas afuera, ventana mediante, veo que suavemente siguen moviéndose, como acunándose, para irse ellas también a dormir.

Es un buen momento para escuchar música…aunque sería una lástima acallar la nada, la calma, la paz.

¿Cuántos darían su situación a cambio de la mía? Esta quietud que apacigua mis preocupaciones, mis angustias, mi rebeldía. Es como tomarme una tregua en medio de la revolución, la que a mis años pretendo omitir pero no puedo. Vivo de tormentas o si se quiere de inquietudes, para ser más suave.

¿Por qué sentir culpa del reposo, si afuera otra vez está goteando?

Sería mejor concentrarme en lo que escribo, total, otra cosa no hay para hacer ¿o sí? Leer, mirar la tele, escuchar música… tal vez sea buena para escapar a pensar, huir de recordar todo lo que en muy poco tiempo se fue, esos viajes sin retorno tanto de los seres queridos que ya no están como las consecuencias de ese tornado de febrero que arrancó de mi vida la historia, diciéndome: “no te aferres al pasado…” nada de lo que construimos hoy nos pertenece más tiempo que el ahora… y si no, pregúntenle a los que se fueron.

No quiero entristecerme por lo que ya no tengo, ya está, no lo tengo. Quiero disfrutar de este atardecer lleno de tristeza.

Sin sufrirla, disfrutando de su enamoramiento. Sin lástima, sabiendo de su existencia irremediable, gozar de sus encantos, de su hechizo.

Una tarde gris de otoño está llena de seducciones, tal vez no tanto estando solo, aunque uno puede traer con la mente, y al corazón, a la persona deseada, al ser querido.

Esa fascinación, en un ambiente como éste, que produce la ausencia de esos ángeles de nuestra vida, que llenan de gracia los días y que a pesar de la distancia, nuestra añoranza acerca su presencia, ya sea en el vivo sentimiento de la nostalgia o del recuerdo.

Tarde gris y triste la de este domingo de otoño. Ahora escucho una paloma que canta cuando ya casi son las 7, ¿qué estará haciendo?

También en el sereno oscurecer se puede escuchar al viento, tal vez solamente una brisa pero que suena entre las ramas y las hojas, las pocas que dejó el tornado.

Mi mente acompaña el anochecer. Se reviven en mi algunas cosas, cuestiones de los sentimientos, de aquellos dañados por los hechos, lo mucho que dejó la pérdida de los seres queridos.

Las hojas del libro de la vida hay que memorizarlas porque ya nunca más volveremos a leerlas.

Si no hubiera sido tan gris y húmedo, si no hubiera goteado a cada rato, hubiera hecho lo correspondiente a mi trabajo, y así haberme evitado relatar la vida en un domingo típico de otoño.

EJS

Leer más...

15 mar. 2016

Giancarlo Ibárgüen S. (1963–2016) - Por Rebeca Zuñiga


Por Rebeca Zuñiga
The Beacon
Ayer mi corazón zozobró cuando un ex colega me envió una nota diciendo: “Rebeca, se fue el más grande… falleció Giancarlo”.
Este “hombre más grande” fue Giancarlo Ibárgüen S., ex rector de la Universidad Francisco Marroquín (UFM) en Guatemala, que perdió su lucha de siete años contra la ELA a la edad de 53 años.

Giancarlo fue mi jefe desde 2003 hasta 2014, cuando era directora del Departamento de New Media de la universidad. Aún más importante, él fue mi maestro y mentor, un modelo a seguir y un verdadero héroe de la libertad. Me introdujo en las enseñanzas del libre-mercado, y con su ejemplo, me mostró cómo vivir una vida consistente con nuestros principios y valores morales.

Llevar la antorcha de la libertad en la era digital

Giancarlo dio sus primeros pasos en el camino hacia la comprensión de las ideas de libre mercado cuando aún cursaba la escuela secundaria. Había conocido al fundador de la UFM, el fallecido Manuel F. Ayau, y visitaría la universidad para atender algunas clases como oyente. Muchos años más tarde, se unió al Consejo Directivo, se convirtió en fiduciario, y asumió el rol de Secretario General. En 2003, su influencia en la universidad se hizo aún más fuerte cuando se convirtió en rector de la UFM.

Él siempre llamó a la universidad la Casa de la Libertad y también la “Universidad de los Free-Marketers” (un término acuñado para referirse a los partidarios del libre-mercado por el Dr. José Keckeissen, ex profesor de economía austriaca de la universidad y uno de los primeros alumnos de Ludwig von Mises en la New York University). Se aseguró de que la UFM—un precoz faro de la libertad en una región que ha sufrido mucha opresión—permaneciese como un hogar acogedor para todos aquellos que aman las ideas de la libertad.

Bajo el liderazgo de Giancarlo, la UFM transformó la educación superior. Su implementación de la tecnología en el aula ha superado con creces los esfuerzos de cualquier otra universidad en América Latina. Entre los avances tecnológicos destacan: conectividad inalámbrica a Internet en 1998, herramientas de software y hardware que permitieron a los estudiantes y profesores interactuar de manera más productiva, producción de contenidos multimedia en 2001, libros electrónicos, y acceso en línea a las principales revistas académicas, y otras fuentes educativas.

Giancarlo se deleitaba silenciosamente al ver los rostros de asombro de los visitantes extranjeros, sorprendidos de que una universidad de un país en desarrollo fuese tan avanzada tecnológicamente, incluso más que muchas universidades mejor conocidas (y mejor financiadas) del mundo. Lucía como un padre orgulloso, mostrando todas estas fantásticas herramientas y proyectos, pero nunca se endilgó meritos propios.

Giancarlo puso en marcha muchos programas innovadores, pero también se avocó a los fundamentos mismos de la educación. Comprometido profundamente a fomentar el pensamiento independiente y la enseñanza no coercitiva, promovió el método socrático en el aula.

“El profesor no puede, ni debe, pretender que goza de todos los conocimientos, ni siquiera en el área en el que se supone que es un experto”, dijo en su discurso en el Instituto Juan de Mariana de España en 2011. “Con seguridad conoce más a fondo la materia que se trata en el aula. Sin embargo, no puede conocer todas las vertientes, las variantes, las posibilidades combinatorias que pueden surgir de un diálogo socrático, en un grupo de alumnos que honestamente desean cultivar su curiosidad intelectual”.

Muchos proyectos, muchos galardones

La tecnología educativa y la pedagogía no fueron las únicas contribuciones de Giancarlo al avance de la libertad. Otra que también se destaca es su co-fundación de The Antigua Forum, una reunión anual en Guatemala de reformadores de las políticas públicas y emprendedores de todo el mundo.

También se desempeñó como presidente del Consejo Directivo del Centro de Estudios Económico-Sociales (CEES), un think-tank liberal en la Ciudad de Guatemala y precursor de la UFM. En 2006 ocupó el cargo de secretario de la Mont Pelerin Society y presidió el comité organizador de su reunión general en la Ciudad de Guatemala. También se desempeñó a partir de 2007 como miembro del consejo del Liberty Fund; presidente de la Association of Private Enterprise Education (APEE) ese mismo año; del Hispanic American Center for Economic Research (HACER); y fue miembro del consejo de la Philadelphia Society y el Instituto Acton de Argentina.

Varias agrupaciones reconocieron formalmente las contribuciones de Giancarlo a la libertad, como lo indican las decenas de premios que recibió: el Guardian of Freedom Award del Acton Institute (2009); el Kent-Aronoff Service Award (2010) de la Association of Private Enterprise Education (APEE); el Premio Juan de Mariana en Madrid, España, (2011); y un doctorado honorario en economía del Hillsdale College (2013). El 19 de agosto de 2013, izó la bandera de Guatemala durante una ceremonia en el Banco Industrial en reconocimiento a sus contribuciones a la sociedad guatemalteca. Fue galardonado también con el Premio Manuel F. Ayau otorgado por Estudiantes por la Libertad (2014); el Leonard E. Read Distinguished Alumni Award de la Foundation for Economic Education (2015); y en abril de 2015 fue reconocido por los Aggies guatemaltecos (ex alumnos de la Texas A&M University) por sus contribuciones a Guatemala y el mundo, entre otros galardones.

Una mente brillante

Giancarlo era un ávido lector, especialmente de los clásicos de la antigua Grecia, que a menudo releía. Pero uno de sus libros favoritos era Don Quijote, de Miguel de Cervantes y Saavedra. Consultado en una entrevista por qué le gustaba este libro, respondió: “…me parecía una genialidad de Cervantes utilizar a un loco para criticar los poderes de la época. En ese sentido, me parece que Cervantes tenía un espíritu protoliberal cuando criticaba el poder, y sobre todo el poder centralizado en los diferentes órdenes que prevalecían en el siglo XVII. ¿Por qué lo hizo así? Para evitar la censura…”

Un hombre brillante que disfrutó de aprender sobre muchos temas y disciplinas diferentes, Giancarlo podía conversar en un elevado nivel acerca de numerosos conceptos difíciles. Estaba siempre abierto a nuevas ideas, incluso las que pudiesen sonar más alocadas. Pero también se deleitaba con discusiones espontáneas sobre las cosas simples, como la belleza de la naturaleza. Los amaneceres o curiosidades sobre el canto de los pájaros, era a veces la forma como iniciaba las conversaciones informales.

En 2009 Giancarlo fue diagnosticado con ELA. En 2014 le pasó la estafeta a un nuevo líder para guiar a la universidad y hacer crecer los cientos de proyectos que comenzó. Pero incluso después de retirarse, su agenda estaba todavía llena. Muchos amigos, ex alumnos y estudiantes solicitaban citas con él, y él siguió brindando tutoría y asesoramiento a cualquiera que pidiese ayuda hasta el final de sus días. Giancarlo poseía un raro don: podía desatar el genio oculto en cada uno de nosotros, y una vez que la luz estaba encendida, seguía fomentando nuestro progreso hacia el auto-descubrimiento.

Una nota personal

Para mí, trabajar con Giancarlo fue un gran honor. Él era el líder perfecto: uno que ayudaba a los otros a ver lo que él visualizaba, en lugar de decirles qué hacer. Afirmaba que nunca se sintió como un director de orquesta, dando órdenes a los músicos en el foso. En cambio se veía más como un miembro de una banda de jazz, manteniendo el ritmo junto con los otros músicos. Su pasión por las ideas de la libertad era contagiosa, como lo era su entusiasmo, energía y felicidad—aun cuando su enfermedad estaba en su peor momento.

Tocó e inspiró muchas vidas. Tenía fe en la generación más joven y veía a la educación como una de las herramientas para combatir el mal. Su fallecimiento es una tremenda pérdida para el movimiento de la libertad, pero su legado perdurará. Sus discípulos continuarán la lucha para construir un mundo mejor, al igual que Sancho Panza del Don Quijote, excepto que mejor equipado.

Para muchos, la pérdida es profundamente personal. Comparto la tristeza que sienten aquellos que lo conocieron. Atesoraré todos los momentos que la familia de la UFM y yo pasamos con él. Vivímos muchas aventuras con nuestro líder. Puedo decir con orgullo que he vivido en la era Giancarlo Ibárgüen. Ser uno de sus “Sanchos” ha sido uno de los regalos más valiosos que he recibido jamás.
Mis condolencias y oraciones para su familia Isabel, Sofía, Cristóbal y Sebastián. A la familia de la UFM, Consejo Directivo, fiduciarios y, especialmente, a su leal asistente Mayra Ramírez, quien trabajó muy de cerca con Giancarlo durante más de 14 años, comparto su dolor. El más grande hombre, profesor, mentor, héroe y campeón de la libertad se ha ido físicamente, pero vivirá siempre en nuestros corazones y mentes.

Es ahora el momento, como escribió Cervantes, de “sacar fuerza de flaqueza” y agradecer la oportunidad de haberle conocido. Nuestro tesoro es haber sido testigos de la grandeza de una mente increíble capaz de hacer posible lo imposible.

Hasta siempre, Giancarlo.

Traducido por Gabriel Gasave
La autora es Directora de Multimedia en el Independent Institute.

Leer más...

9 mar. 2016

IN MEMORIAM DE BERTA CACERES - Comunicado de POETAP


IN MEMORIAM DE BERTA CACERES
Ayer 8 de Marzo 2016
Comunicado de POETAP (Poetas de la Tierra y Amigos de la Poesía)

“En nuestras cosmovisiones somos seres surgidos de la tierra, el agua y el maíz. De los ríos somos custodios ancestrales, el pueblo Lenca resguardados además por los espíritus de las niñas que nos enseñan que dar la vida de múltiples formas por la defensa de los ríos es dar la vida para el bien de la humanidad y de este planeta.”

Berta Cáceres al recibir el Premio Goldman, 2015.

La Tierra es la madre fecunda y generosa de todas las mujeres y hombres. Y primero fue la tierra y la lluvia, los ríos y los mares, luego vino el viento y la semilla, vino el fuego, la leche y el pan de maiz. Y las mujeres parieron hijas e hijos que se esparcieron a lo largo y ancho de la Pacha Mama poblando todas las tierras, los valles y los montes de la Tierra.

Los hijos de la mala hierba les robaron las tierras y el agua de sus ancestros al pueblo Lenca y pusieron vallas y alambradas de espinos y eléctricas para acotarlas y decir ¡Esto es Mío! Los hijos de la mala hierba quieren parar el fluir del río y enjaular el canto de los pájaros, quieren silenciar el murmullo del agua. Los hijos de la mala hierba ignoran que nuestras vidas son los ríos que van a dar en la mar, de Jorge Manrique en las coplas a la muerte de su padre. Los hijos de la mala hierba asesinaron a Berta Cáceres el tres de marzo del 2016 y no la mataron, que Berta, ayer 8 de marzo, día internacional de la mujer, fue símbolo y bandera de enganche en Honduras y en Buenos Aires, En La Paz y Lima… en Latinoamérica y allí donde late un corazón generoso y lucha una mujer valiente. Berta es hoy, la mujer que lo dio todo por defender la tierra, la dignidad y la vida del pueblo Lenca y el futuro de sus hijos. Berta es hoy más que nunca la voz de los sin voz que se levantan defendiendo el roció de las estrellas y las fuentes de la vida. Berta está viva y seguirá viviendo mientras naden los peces en los ríos, sigan creciendo los cumbillos y ceibas en la selva, florezcan las orquídeas y vuelen las mariposas azules y los colibrís esmeraldas en Honduras.

Berta, coordinadora del consejo de pueblos indígenas de Honduras COPINH, sabía lo que hacía y el peligro que corría, responsable de sus palabras y de sus actos de protesta PACÍFICA nunca desfalleció ni se achantó a la hora de enfrentarse con sus manos desnudas y la fuerza de la razón a la razón de la fuerza, la violencia y la muerte, de quienes arrasan los bosque y envenenan la tierra y el agua, las madereras, las mineras y las hidroeléctricas con sus proyectadas represas de Aqua Zarca y DESA sobre el río Gualcarque. Berta, TÚ, te enfrentaste abiertamente el año 2013 al proyecto de EEUU de instalar a la mayor base militar de toda Latinoamérica en Honduras. Y TÚ, denunciaste la entrega de 3 millones de hectáreas terrestres y marítimas a la transnacional del gas y del petróleo la British Gas Group

Tú no has muerto, que has ido más lejos para ser la conciencia indestructible del pueblo Lenca e iluminar los cursos de los ríos y las sendas de las impenetrables selvas. La alargada sombra de las multinacionales y su brazo asesino, el de la insana CODICIA, no podrán con tu larga vida, con la luz azul del Caribe que emanan tus ojos, ni con el magma que brota de la tierra en el eco de tu voz telúrica.

Hija del sol y la tierra, de la lluvia y el relámpago, madre, fuente eterna de vida y sabiduria ancestral, nos juramentamos todos los Poetas de la Tierra para honrar tu nombre y tu memoria, nuestra voz es tuya, seguimos y seguiremos las huellas de tu noble lucha, abriendo nuevos caminos y el cauce natural de los ríos, que mientras haya nubes y sople el viento, caiga la lluvia, crezca la hierba y aniden los pajaros, se amen los delfines y las ballenas azules, TÚ, Berta, serás LA SEMILLA


NO HAY RIQUEZA

No hay riqueza
ni gloria
que compararse
pueda,
a la paz
que respira,
quien detiene
el tiempo
y escucha
en silencio
el murmullo
del agua.


ME DECÍA MI MADRE

I
Debes amar la tierra,
Cuidarla y defenderla
Que cada cual recoge
Lo que siembra,
Y el mar, la sal y el aire,
El sol, la tierra y el agua,
El amor y la muerte,
Son de todos y de nadie.

II
Hijo, amarás el mar y la tierra sobre todas las cosas
Respetarás el paisaje natural y la naturaleza salvaje
Defenderás la vida de los árboles y de los animales.


LA SEMILLA

Todo pasa en la vida,
El amor y la muerte,
Y es nada la fortuna.

Que si algo queda:
Es la voz y el verbo,
El valor del alma.

Que si algo queda
Más allá del tiempo
Es la memoria.

Es la huella eterna
De quién lo dio todo
Sin esperar nada.

Que si algo queda
Es el sol y la semilla,
Es el mar y el viento.

Es el nombre y valor
De quién dio su vida
Por el amor y la vida.


Olivier Herrera Marín
Presidente de POETAP
Poetas de la Tierra y Amigos de la Poesía
olivierherreramarinpoetap@gmail.com
olivierhm.com

Leer más...

7 mar. 2016

EL TORNADO (3ª parte) - Por Eduardo Juan Salleras


Una nueva oportunidad
EL TORNADO 3ª parte
Por Eduardo Juan Salleras, 6 de marzo de 2016.-

Se autoriza su publicación solamente en forma completa y nombrando la fuente

Parece un siglo lo del tornado y tal vez fue ayer, digo así porque fui perdiendo la noción del tiempo, incluso no puedo colocar claramente el orden de los hechos.

Mi memoria está hoy dentro de una nebulosa, como si todo hubiera sido solamente una pesadilla. Sin embargo, cuando recorro con mi vista las cicatrices de tan violenta agresión climática, asumo mi realidad.

Sé que pudo haber sido mucho peor, que hay cosas más graves en la vida a las que uno debe rendirse solamente con resignación. En cambio, mi situación me permite elegir: resignarme o afrontar con la mayor fuerza y rapidez posible, una solución.

Puedo todavía optar, y más allá de las magulladuras y de la desazón, del momento de mi vida en que pasó, tengo fuerza física y de a poco, recuperando la espiritual.

Los momentos en que me encontré solo, fueron los más difíciles.

Recurrí entonces a alguien que trabajó conmigo de tambero más de 20 años, para que me ayude a ordeñar las vacas, es hoy un entrañable y viejo amigo incondicional. Es de esas personas que uno ya sabe que su respuesta va ser un sí, sin miramientos. Entonces con el “Negro”, más allá de sus años, emprendimos la continuidad de la producción, realizando un único ordeñe diario con el grupo electrógeno, ya que necesitaba tiempo para seguir con las tareas de limpieza y reconstrucción.

- Eduardo – me dijo un día el “Negro” – no es mejor secar todas las vacas, yo no tengo problema en seguir viniendo y darle una mano, cuente siempre conmigo pero… puede esperar un tiempo y volver a la actividad… no sé si tiene sentido esto porque estamos tirando toda la leche…

- ¿Me está diciendo de cerrar?

- No, de secar las vacas…

Secar y cerrar es igual, la única diferencia está en el después, volver a funcionar o no. Él me decía de cerrarlo por un tiempo hasta acomodar todo. Ordeñar y tirarle la leche a los terneros es como estar cerrado, perdiendo tiempo y dinero.

- Tiene Ud razón, vamos a cerrar…

La decisión fue un golpe durísimo. Me senté solo a mirar a lo lejos el rodeo. Enorme la amargura. Sin dejar caer una lágrima, mis ojos estaban inundados de tristeza. No había otra alternativa, además el “Negro” arrastraba una lesión en el tendón de Aquiles que le impedía caminar bien, inclusive subir al caballo. ¿Qué más le podía pedir? Siempre está.

Las horas, los días posteriores fueron pesados, cargando una mochila llena de pena. No es lo mismo salirse solo a que lo empujen.

Las vacas cargaban igual, poco, pero sus ubres se veía pidiendo alivio. Hicimos entonces ordeñes cada 48 horas y luego a 72. Toda la leche a los terneros… y de lo que la leche produce, vivo.

Apareció luego un postulante a tambero. Tarde, las vacas poco cargaban ya. De todas formas lo tomé. Y con él y un ayudante, más allá de los trabajos de limpieza, orden y reconstrucción, hablamos de vacas… y cayó, hace unos días, un técnico de máquinas de ordeñar, tarde, ya estaba cerrado. Sin embargo, hablamos de los problemas del tambo… Hay muchas vacas preñadas y unas cuántas paridas, con el ternero al pie…

De pronto sentí un cambio en la química de mi cuerpo. Esa ácida amargura se sumó a la nebulosa del recuerdo, como el tornado. Me di cuenta que todo era ya parte del pasado, aunque solamente habían transcurrido veinte días. Hoy, ahora, me siento distinto. Agobiado todavía pero nunca voy a permitir que me saquen a los empujones.

Tal vez esté cometiendo el error de mi vida, será elección mía no lo que el destino quiera hacer de mí.

Mi mujer, cuándo no, viendo el lado positivo a la catástrofe… Aquel árbol molestaba, hay más luz… ya no podíamos seguir ordeñando allá lejos… las vacas están más tranquilas… ella trabajando como yo de sol a sol para que las cosas vuelvan a ser lindas.

En silencio mi mente comenzó a diseñar la nueva actividad, el volver, diferente pero, ni el tambo ni la fábrica cerrarán. El nuevo tambero, el técnico de máquinas de ordeñar, llegaron justo.

Cuando pasan estas cosas, uno debe tener la lucidez de pensarlas bien, de analizarlas. Se puede deducir también quién es quién en la historia de nuestra vida, no solamente por el apoyo de los amigos, que fueron muchos, sino aquellos que apostaron a que no me caía. Y si bien todavía no me levanté, ni pienso quedarme tirado en el suelo. Sé que va a ser difícil recomenzar. Sé que la mayor pérdida fue el tiempo. Dejaré a un costado las ramas y los árboles caídos, no van a ser ellos quienes me detengan. Arreglaré los techos cuando pueda, hoy ya no se llueven. Liberaré lo necesario. Todas mis fuerzas se centrarán en recomenzar. La vida del campo es así, mi vida fue siempre así.

Gracias Dios mío por haberme dado una nueva oportunidad.

EJS

Leer más...

Pajarracos en acción - Fotos de Fernando Mengui


FOTO UNO. LAGUNA EN LA PAMPA... 2003....NIKON D 80  ROLLO Y TELEZOOM A 200 mm


FOTO DOS. PLAZA DE MAYO. (AÑO 2000).. MAQUINA MIRANDA REFLEX  50 mm DE ROLLO 


FOTO TRES. SIMETRIA EN VUELO (AÑO 2013)... NIKON D 80 DIGITAL CON TELEZOOM A 200 mm

FOTOS FERNANDO MENGUI...

Leer más...

Archivo del blog