Servicio de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Te esperamos!!!!

Google+ Followers

Seguidores

22 jul. 2014

BUENO, SABIO O EXITOSO - Por Eduardo Juan Salleras


El Hombre del Carro 14º
BUENO, SABIO O EXITOSO
Por Eduardo Juan Salleras, 20 de julio de 2014.-

Se autoriza su publicación solamente en forma completa y nombrando la fuente
---

El Hombre del Carro es uno de esos personajes, o mejor sería decir: personalidades, que cualquiera puede encontrar en la vida y que en cierta forma dejan una marca.

Ya he escrito en varias oportunidades sobre él pero, para aquellos que no lo conocieron, voy a hacer una breve descripción.

En otros tiempos – hoy ya no, por lo menos en mi zona – se solían ver “crotos”, así se los denominaban por estas latitudes a los vagabundos o caminantes, que recorrían los caminos con sus “monos” al hombro (algunas ropas hechas un nudo o dentro de un trapo, colgadas de un palo, versión grotesca de la moderna mochila que hoy tanto se usa), los que acostumbraban entrar en las estancias a pedir comida, a veces para hacer noche, incluso a alguno se le ocurría pedir una changa.

Mi amigo andaba siempre, no a pie, sí en su carro de madera, de un eje, con asiento y barandas laterales, una gran lona que cubría sus pertenencias y a él por las noches. Lo acompañaban siempre dos caballos, uno para tirar y otro para reemplazo, y tres cuzcos, pequeños perros bicheros, los que solían colaborar cazando cuises, iguanas, mulitas o a alguna libre dormida. Y dejémoslo ahí.

Venía seguido por el campo y sin salir mucho de la zona.

Siempre me gustó sentarme a charlar con él porque era muy inteligente, diría sabio, esas personas que en cada charla dejan alguna frase que a uno lo hace pensar por un rato. Y hablé en pasado, porque hace mucho tiempo que no sé nada de su vida.

Siempre con fuego de por medio, ya sea haciéndose un estofado o calentando su pava negra para tomar mate, en uno de esos momentos el comenzó a hablar de sus miserias…

- Bueno, bueno, no diga así. UD tiene su mundo, el que le pertenece por completo, no es grande pero tampoco es chico. Es libre, la gente lo quiere y dice que es un buen hombre, incluso, y yo lo sostengo, que es un sabio. (Acoté yo con optimismo)

- Ajá (responde) me la dejó picando amigo. UD al igual que yo, gusta de los pensamientos, digamos filosóficos, y lo considero una persona simple y honesta… también ilustrada.

- Gracias…

- Pero, ¿qué es lo que busca la gente?... Si UD encuentra a varias personas en una esquina charlando y ven pasar a alguien, ¿por quién dejarán su conversación? ¿Dirán? ¡Miren! Allá va un hombre bueno, no creo. O, ¡Esperen! Allá va un hombre sabio, tampoco… Sin embargo lo más probable es que solamente interrumpan su conversación cuando vean pasar a: ¡un momento! Mire quién va allá, ese es un hombre exitoso. UD y yo probablemente seamos afables y bondadosos pero, por lo menos yo, no me destaco por mis logros.

- Todos tenemos una mente para pensar, pero no demasiados piensan bien. Unos lo hacen a favor de la bondad, de hacer el bien; otros en función de crear reflexiones profundas que vuelan por ahí y se hacen carne en la gente… se va repitiendo y adaptando de uno en uno, y al final, nadie recuerda quien la dijo, quedando el dicho para siempre anónimo… y también están los que usan sus virtudes intelectuales para ser exitosos, a veces lo logran y a veces no. ¿UD añora esto último?

- No, claro que no, ni si quiera tengo por dónde empezar. El que puede elegir es UD… (flor de palo)

- En verdad amigo, todo lo que dice es brillante, siempre me sorprende, ¿en qué basa su sapiencia?… ¿Estudió alguna vez?...

- Le voy a explicar, sabio no es el que más sabe sino el que mejor administra sus conocimientos, no es cuestión de saber más sino mejor. Lo que a UD le sorprende no es todo lo que sé sino el cómo. Del otro lado de su vida estoy yo. No veo las cosas desde su mundo sino desde el mío, eso lo hace curioso para UD porque gusta de lo que lo puede sorprender, del pensamiento distinto, del enfoque diferente. Imagínese, yo desde aquí, desde mi andar… mis horas solas pero que jamás estarán vacías, porque puedo ver cien veces el mismo poniente e igual cantidad de distintos atardeceres… así con el sol naciente.

- Sabe, cada vez me gusta más escucharlo y me encantaría producir lo mismo en la gente cuando la trato… dejarle un mensaje pero que sea distinto a lo de siempre… algo que les permita pensar por sí solos a partir de una frase que los movilice. Pero no todos tenemos su virtud…

- Espere un momento, no le ha pasado en esta vida de campo, tratar con algún viejo paisano, que ni siquiera sabe leer y escribir, que usa el pulgar como firma, y sin embargo, desde su mundo, de pequeños conocimientos, si presta atención, escuchará seguro algún comentario que lo dejará maravillado…

- Es cierto, conocí varios…

Lo veía encender un cigarrillo armado tomando con sus dedos callosos una brasa incandescente como si estuviera fría, volverla de nuevo al fuego y limpiarse las cenizas en su ropa.

¿Qué pensará de mí? Me preguntaba mientras hablamos de todo.

La charla siguió un buen rato, para luego volver a lo mío sin dejar de pensar en las palabras de este ser mitológico que no para de sorprenderme.

La cuestión pasa entre un hombre bueno, un hombre sabio o un hombre exitoso… Él no es ni más ni menos que el Hombre del Carro.

---
http://elportaldeolgaydaniel.blogspot.com.ar/

Archivo del blog