Servicio de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Te esperamos!!!!

Google+ Followers

Seguidores

9 may. 2011

Se dice de mí: "ecoterrorista"


En algún comentario a nuestras notas seguramente encontraste que se acusa de "ecoterroristas" a los adherentes al "no a la mina". Como corresponde a nuestros derechos, buscamos saber de qué era exactamente que se nos catalogaba. Y aquí lo transcribimos. Por si estás de acuerdo con los que no queremos minería contaminante en Chubut o con los que piensan que somos realmente tendenciosos "ecoterroristas", de alta peligrosidad y pésimas intenciones.
---
Según Wikipedia, el ecoterrorismo es el uso de prácticas terroristas en apoyo a causas ecológicas, medioambientales, o de derechos de los animales. También puede significar lo opuesto como ataques terroristas contra el medioambiente. La palabra es un neologismo y su aplicación es controvertida.
(En nuestro caso, entendemos que quien nos imputa de ser eso, se refiere a la primera acepción aquí señalada).

El ecoterrorismo es definido por el FBI como "el uso o amenaza de uso de la violencia de carácter penal en contra de víctimas inocentes de una propiedad, por grupos subnacionales con orientaciones ecologistas para el medio ambiente o por razones políticas, o destinadas a un público más allá del objetivo, a menudo de carácter simbólico". Esta caracterización de la destrucción de la propiedad como "violencia contra la propiedad" y no como vandalismo es muy polémica.
(El "grupo" que apoyamos ni usa ni amenaza con usar ningún tipo de violencia más allá de demostraciones de voluntad que han llegado a la realización del famoso plebiscito. Es por eso que en cada asamblea se remarca cuidadosamente que la agresión directa no es una de las herramientas para manifestar esa voluntad).

El FBI ha culpado al ecoterrorismo de causar 200 millones de dólares en daños a la propiedad entre 2003 y 2008, y una mayoría de estados dentro de los EE.UU. han introducido leyes encaminadas al ecoterrorismo.

Los actos de desobediencia civil pueden ser descritos como ecoterrorismo. En 2003, un grupo conservador de reformas legislativas de Texas, el American Legislative Exchange Council (ALEC), propuso el "Acta sobre Terrorismo Animal y Ecológico" que definía que "las organizaciones por los derechos de los animales o ecologistas" como "dos personas o más organizadas con el propósito de apoyar o dar soporte a cualquier actividad políticamente motivada que intente obstruir o disuadir a cualquier persona de una actividad que involucre animales o una actividad que involucre recursos naturales." La legislación no fue promulgada.

El ecoterrorismo también se ha empleado para describir la destrucción ecológica. El ecologista canadiense Paul Watson, fundador de la Sea Shepherd Conservation Society ha presentado su propia definición: "un acto que aterroriza a otras especies o amenaza el sistema ecológico de este planeta". Watson acusó a los balleneros japoneses de ecoterrorismo, diciendo que "Ellos son verdaderos ecoterroristas. Ellos aterrorizan el medioambiente."

David Suzuki describió al antiguo Primer Ministro de Australia, Johh Howard, como "ecoterrorista" por no cumplir con el Protocolo de Kioto sobre el cambio climático. Ecologistas han acusado a corporaciones que van desde ExxonMobil y General Electric hasta McDonalds de ecoterrorismo.

Series de TV, películas, novelas, juegos y cómics han sido acusados de "ecoterroristas", y por supuesto un gran número de organizaciones de cuidado ambiental, especialmente las más destacadas.

No nos queda muy claro el porqué de la calificación que recibimos tras una nota en esta Revista. Evidentemente, de ser una acusación fundamentada en la realización de actos de agresión concretos contra bienes o personas, corresponde que haga la denuncia correspondiente ante los tribunales de la jurisdicción. En caso contrario, de no estar en condiciones de realizarla por carecer de fundamentos jurídicos, su acusación que en solamente un exabrupto en el que utilizó el término por desconocimiento. 

Correspondería entonces un pedido de disculpas a todos los que nos hemos sentido agraviados, para lo cual, en todos los casos, siempre tendrá abiertas estas páginas en tanto tenga a bien mantener las formas aunque puede expresar las ideas que crea oportunas.

DG
DNI 5.331.274


Archivo del blog