Servicio de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Te esperamos!!!!

Google+ Followers

Seguidores

12 nov. 2011

Un obispo de coraje - por Marcos Aguinis

Monsr. Justo Oscar Laguna
Su fallecimiento

Su amistad con el rabino Mario Rojzman contribuyó a diluir más los fósiles prejuicios que hicieron tanto daño a cristianos y judíos. Y su amistad con el obispo Jorge Casaretto duró hasta el final de su vida, porque ambos son una elocuente expresión de la paz y el amor que contiene el mensaje evangélico.
En una ocasión me dijo: "Vos provenís de Maimónides, de Spinoza, de Einstein, de Kafka y de Freud". Le pregunté: "¿Porque fueron judíos?". Agregó: "No sólo por eso: fueron racionalistas que aceptaban la existencia de un infinito al que el hombre no consigue dominar". No supe si quedarme callado o pensar un aditamento. Me limité a hacer algo mejor: abrazarlo
Raúl Reuben Vaich
---
Un obispo de coraje
Por Marcos Aguinis
LA NACION 10/11/11

La noticia de su fallecimiento me nubla los hermosos días vividos en España mientras participo en la difusión de mi novela sobre el joven Trotsky. Me ha dejado perplejo. Antes de viajar lo había llamado y acordamos reunirnos a mi vuelta. Pero acaba de suceder el imprevisto que jalona cada existencia y sobre el cual no pudimos llegar a la nuez ni desde la teología ni desde el más alambicado racionalismo.
Su personalidad era subyugante. Hablaba sin rodeos, irrumpía en temas conflictivos, se jugaba por sus convicciones y tenía una inmensa capacidad de amor por quienes sufren injusticias, ofensa y desamparo. Muchos lo quisieron y muchos lo odiaron. Pero él continuaba impertérrito, como los profetas de la Biblia, fiel a sus valores éticos y la trascendencia de su actividad. Aunque lo calumniasen, aunque lo pretendiesen degradar.
Nos habíamos visto por primera vez cuando yo era secretario de Cultura de la Nación y tuvimos que resolver sobre exhibiciones pictóricas acusadas de pornografía (aún mareaba la censura dictatorial). Empezamos a conversar en profundo más adelante gracias a la intervención de Gloria Rodrigué, directora de la editorial Sudamericana, a quien se le ocurrió publicar un libro con nuestras divergentes opiniones sobre muchos tópicos. Primero lo abordó a Laguna, prudentemente, suponiendo que se iba a negar. Pero él manifestó entusiasmo por la idea. Yo también acepté. Gloria nos reunió en su casa y empezamos a divagar sobre qué podríamos desarrollar juntos. Barajamos temas, tocamos puntos de concordancia y de discordancia. Por fin decidimos mantener una serie de encuentros con un grabador de por medio. Seguiríamos un temario para ordenar las ideas, pero luego ese material sería editado por una personalidad de indudable oficio como Gabriela Esquivada. La cena terminó con un compromiso firme: hablar con la mayor sinceridad posible, sin frenarnos ante los escollos.
Tan espontáneo era monseñor Laguna que en un programa de TV me puso rojo y enseguida me hizo reír con su punzante ironía. Fuimos preguntados sobre un intríngulis teológico al que cada uno dio su respuesta. El lo hizo primero, yo después. Al terminar mis frases pegó un salto: "¡Sabés más de cristianismo que yo! ¡Es un escándalo!".
---

No dejen de leer el articulo completo!
http://www.lanacion.com.ar/1421811-un-obispo-de-coraje?utm_source=n_os_nota1&utm_medium=opinionS&utm_campaign=opinion

Archivo del blog