Servicio de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Te esperamos!!!!

Google+ Followers

Seguidores

4 nov. 2011

Perdí mi celular (o me lo robaron) ¿Qué hago?


No es usual, pero puede pasar: se sale apresuradamente de un bar o de la terraza de un local multitudinario y el móvil se queda ahí, encima de la mesa, a disposición del primero que pase. Lo mismo ocurre con un despiste que aprovecha un amigo de lo ajeno. El usuario se da la vuelta y el teléfono ya no está en el lugar donde lo había dejado. Entonces se hacen a la desesperada llamadas al número propio para comprobar si quien lo ha tomado tiene buena voluntad, se apiada y contesta. Pero la mayoría de las veces estas llamadas caen en saco roto. ¿Cómo actuar entonces?

Lo primordial es actuar con rapidez y frialdad. Antes de nada, se debe llamar al servicio de atención al cliente de la compañía donde se tiene el contrato y pedir el bloqueo de la tarjeta SIM (la que contiene todos los datos sobre el número de teléfono, la cuenta, el contrato al que se la asigna y, ocasionalmente, la lista de contactos). El operador que atienda al usuario procederá inmediatamente a la restricción de la tarjeta y nadie podrá efectuar ni recibir llamadas con la misma: quedará desactivada. Es importante bloquear la tarjeta SIM lo antes posible porque en caso contrario los presuntos ladrones usarán la cuenta del usuario para efectuar llamadas. Con las tarjetas de prepago, hay que actuar de idéntica forma.

El usuario también tiene la opción de bloquear el terminal telefónico, si facilita el código IMEI a la persona que le atiende. Este es un código de activación del móvil, que se encuentra generalmente escrito en una pegatina sobre la superficie donde se encaja la batería y consta de 15 números separados por algunos puntos. De todos modos, no hace falta abrir el teléfono para verlo: se puede acceder al código IMEI desde la pantalla del terminal al pulsar la clave *#06#. Es importante, por lo tanto, apuntárselo en un lugar seguro al adquirir el aparato. Por otro lado, en caso de recuperarlo, el operador puede volver a activar el teléfono.

Fuente: Eroski Consumer

Archivo del blog