Servicio de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Te esperamos!!!!

Google+ Followers

Seguidores

21 jul. 2011

Algunos científicos importantes y la fundación de Esquel

Un elemento fundamental 
del maravilloso telégrafo
que marcó el nacimiento oficial
de Esquel

Pongámosle que Esquel fue fundada en 1906, por establecer una fecha aceptable y aceptada.
Andaban por el mundo, especialmente por Europa y los Estados Unidos, varios individuos "especiales" que habían sido, eran o serían con el tiempo científicos de renombre por sus importantes aportes a los campos del conocimiento humano.

Hagamos una pasada rápida por algunos nombres y aproximemos la edad que tenían cuando por aquí don Medardo Morelli conectaba el telégrafo cerrando las líneas que venían de Neuquén y de Comodoro Rivadavia, tal como lo recuerda en uno de sus libros el profesor Jorge Oriola, que de eso sabe mucho.

Veamos:
-Cannizzaro tenía unos 76 años,
-Mendeleiev 68,
-Boisbaudrán 70,
-Crookes también 70,
-Goldstein 52,
-Chadwick era un niño de unos 11 años,
-Becquerel 50,
-Pierre Curie 43 y su esposa Marie 35,
-Roentgen 57,
-Moseley apenas 15,
-Wien 38,
-De Broglie nada más que 11,
-Heisemberg era un bebé de 1 año sin demasiadas incertidumbres aún,
-Pauli con sus 2 añitos tampoco tenía prevista ninguna exclusión,
-Sommerfeld era un joven de 38,
-Van der Waals 65,
-Ramsay 50,
-Le Chatelier  52,
-Arrhenius 43,
-Van't Hoff 50,
-Nernst 38,
-Edison que ya venía inventando desde hacía mucho solamente tenía 55 años,
-Bronsted era un estudiante de 23 y su futuro socio Lowry tenía 28,
-Lewis 27,
-Fajans 15 y
-Soddy 25.

Salvo errores u omisiones, por esas edades andaban los que hoy consideramos pilares de la ciencia.
Algunos de ellos ya acumulaban conocimientos más que importantes y abundosos sobre temas muy diversos y específicos pero estamos en condiciones de informar que, salvo alguna excepción casual, ninguno de ellos se enteró de que Morelli estaba con los cables y la cinta aisladora subiéndose a postes y escaleras para conectar Esquel con el mundo civilizado.

Aunque al inventor del telégrafo le hubiese gustado saberlo, por supuesto.

Daniel Aníbal Galatro
dgalatrog@hotmail.com
21 de Julio de 2011

Archivo del blog