Servicio de búsqueda personalizada

Búsqueda personalizada

Google+ Followers

Seguidores

Brigida Baeza investigó detalles de la vida del Coronel Fontana



Hace más de medio siglo, no todas eran provincias en la República Argentina. Había algunas regiones que no alcanzaron ese rango sino hasta tiempo después, y entre ellas se encontraban "el Chaco" y "Chubut".
Esta breve presentación para los mas jóvenes permitirá comprender algo mejor cuál era la labor del Coronel Luis Jorge Fontana a comienzos del siglo XX.
Brígida Baeza es una integrante de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco y becaria del CONICET que ha publicado un excelente artículo en el cual, como ella misma lo expresa, muestra "los rasgos centrales de la figura del Coronel Fontana, un héroe fundacional de la Provincia del Chubut". 
Actualmente homenajeado hasta con una película sobre su vida, este hombre ha pasado a ser parte del patrimonio cultural de la provincia.
Su función política fue asentar las bases de la presencia del estado nacional en regiones muy alejadas de la Capital del país. Esto significaba poner en orden el lugar y propender a su progreso.

Fue inicialmente colonizador y gobernador del Chaco, sobre el que escribió incluso un libro. Era un hombre polifacético, capaz de abordar tareas que deberían haber correspondido a especialistas de diversas profesiones. Eso le permitió ser el dibujante preciso del primer mapa del Territorio Nacional del Chubut. Para ello recorrió personalmente y minuciosamente toda la región. 

Nos explica Brígida Baeza que "Fontana representaba los intereses del gobierno argentino que necesitaba incorporar las tierras que aún se encontraban en manos de las 'tribus' mapuche-tehuelche, y regularizar la situación de un Territorio que hasta el momento se había caracterizado por el manejo anárquico.". Y más adelante agrega que, además,  "Fontana 'fue invitado' por el grupo de galeses del Valle del Chubut que necesitaban expandir no sólo su explotación agrícola-ganadera, sino también incursionar en la extracción minera, dado que hasta esa época habían fracasado en todos sus intentos. Los galeses no tuvieron problemas en invertir dinero y todo lo necesario para la expedición de 1895. Así es como se unen los intereses de los galeses y los estatales en incorporar las tierras cordilleranas".

Nos recuerda que en la biografía que uno de los historiadores militares escribió se menciona: Fontana en su continente reunía aquellas tres poderosas fuerzas: dominaba la estrategia militar en el combate, los instrumentos científicos en el campo de las investigaciones y la marcha hacia lo desconocido, dirigido por un instinto innato de orientación...” (FONTANA IÑIGUEZ, 1958).
            
Los "rifleros de Fontana" se denomina al grupo de galeses que acompañó al Comandante en su recorrido por el Territorio del Chubut, fuera del grupo de descendientes galeses que reivindican la colonización del Valle 16 de Octubre. Por otra parte, y como ya hemos mencionado en nuestra Revista, la literatura regional dedica novelas históricas por ejemplo a la figura de John Murray Thomas (URANGA, 2005).

El trabajo hace notar que Fontana y los galeses compartían una visión similar acerca de las poblaciones indígenas que ocupaban el Territorio, ambos veían –sobre todo a los tehuelches- como "amistosos y distintos a los hostiles mapuches". Aquéllos, los conquistadores, veían a los indígenas como inocentes, infantiles y salvajes. Era la visión de los "civilizados", con similar visión del mundo. Eran ellos, tanto Fontana como los galeses, quienes estaban dentro de la Historia escrita y allí quedaban registradas sus peripecias y logros a lo largo de su viaje por el Territorio del Chubut.
Eran representantes de la clase "culta" con formación suficiente como para aplicar el rigor científico a los objetos y lugares que visitaban de modo de registrar todo prolijamente y civilizadamente.
Intencionalmente ignoraron los nombres que ya los tehuelches habían dado a cada río, lago o elevación de su territorio para darles nuevas denominaciones que dejaran registrado su paso por el lugar.
Menciona la autora a modo de ejemplo que fue el caso del cambio del río Aayones, por el de Mayo, en honor a la presencia de uno de los lugartenientes de Fontana: Gregorio Mayo. 
Fue el comienzo de una colonización que intentó con cierto éxito en el tiempo borrar todo lo posible la preexistencia de habitantes anteriores del lugar. 
John Murray Thomas, como señalamos en otra publicación de esta misma Revista, fotografió las tres expediciones en las que participó desde 1885, y además describió las regiones atravesadas, con textos indicativos de las vistas tomadas, y la latitud y longitud de los lugares donde el grupo acampaba.

Chubut dejó de ser Territorio Nacional y fue declarado Provincia en 1955.


Dientileche, el País de los Niños